El bulto típico de mercado es aquel que utilizaban nuestras abuelas para ir al mercado y que ahora cobra vigencia ante la imperiosa necesidad de eliminar el plástico de nuestras compras. Martina lo lleva arraigado en su alma de tejedor desde niño cuando aprendió a extraer la fibra de la hoja de cabuya, a hilarla y a tejerla, y con ello, a realizar sogas, gruperas, jáquimas, alforjas y bultos. 

Ver historia de este bulto

        

Los bolsos son diseñados y elaborados en todos sus detalles por las mujeres artesanas, quienes encargan a Martina sus tejidos mientras ellas ensamblan los productos, y los enriquecen con trenzados y bordados potenciando a la vez las texturas de sus tejidos. La selección de los colores se basa en la riqueza derivada de su acervo cultural, cuyas raíces nacen del paisaje natural, de sus gentes y su historia, incluso de las metáforas descriptivas de la tradición literaria de personas escritoras cuya inspiración realza la cultura de El Guarco.

 

Las formas obedecen a los tejidos algo rígidos propios de la naturaleza y cualidades de la fibra de la cabuya. En las creaciones de Martina, se pueden observar la diversidad de los colores y la disposición que él va generando de manera espontánea, sin limitaciones, y a cuyo resultado variable o fortuito los clientes deben adaptarse porque los va tejiendo “de corazón”.

     

En todas sus creaciones, las mujeres artesanas de La Cabuya Cuenta y Martina integran los pilares fundamentales de la sostenibilidad al utilizar la cultura como eje articulador de una mejora en la calidad de vida de sus colaboradores, la salvaguarda de los procesos técnicos ancestrales de la cabuya ꟷdesde su siembra y recolección en finas aledañas a El Guarco, hasta su hilado y tejido para crear sus productosꟷ, siempre buscando una continua mejora de la calidad, la innovación y un excelente servicio al cliente.

     

¿Cómo se elaboran?

    

Para elaborar nuestras creaciones se necesitan varios pasos, los cuales siguen las prácticas tradicionales para la cabuya.  Estos pasos son: i) la preparación de la cabuya, ii) el hilado utilizando las fibras obtenidas de la cabuya, y iii) el tejido para elaborar nuestros productos.  Asimismo, se utilizan varias herramientas/máquinas.  Estos pasos y las herramientas/máquinas utilizados se describen a continuación.

    

Preparación de la cabuya

    

La hoja de la cabuya debe tener más de un metro de altura para proceder a cortarla y poder obtener la fibra de su interior. Tradicionalmente para raspar la hoja, se utilizaba el "raspador" y con ello se extraían las fibras de la planta, gracias a la tecnología, ahora se cuenta con la "desfibradora". Luego, la fibra pasa por una sucesión de lavado y secado que la deja en óptimo estado para la elaboración del hilo.

    

   • El raspador: consiste en dos varillas de hierro unidas por la base.

    • La desfibradora: máquina con varias cuchillas metálicas que raspan la pulpa de la hoja. 

     

Hilado

   

El hilo pasador es muy importante porque es la base para hacer todos los hilos y mecates.

Para hacer el hilo pasador se toma una porción de la fibra de la cabuya, se remoja en la cubeta con agua, se toma la porción con una mano y con la otra se van tomando porciones pequeñas, (esto si la persona no tiene ayudante - cadejeadora- o sea quien le pase porciones más pequeñas), coloca la primera porción en el gancho de "la carretilla", la persona carretillera hace girar el eje (giro solo para un lado o sea en Z) y de esta forma hace que se empiece a torcer la fibra hasta formar un hilo. La persona que va uniendo la fibra (hiladora) debe hacerlo con la yema de los dedos en forma continua y uniforme, así se va uniendo cada porción de fibra hasta llegar al largo deseado.

    

     • La carretilla: herramienta manual compuesta de una rueda de metal sujeta a un eje, el cual tiene en el extremo un gancho donde se coloca la fibra de cabuya

   

En el proceso de hilado se obtiene primero el hilo de coser, y luego el hilo tejedor.

   

Hilo de coser

Para hacer el hilo de coser, primero se hacen dos hilos “pasadores” en Z pero esta vez la porción de fibra debe ser más pequeña, de unos 2 mm aproximadamente, de modo que el hilo quede muy delgado, una vez hechos los dos hilos pasadores, se colocan juntos en el gancho de la carretilla y esta se hace girar al contrario o sea en S, hasta que se forme un hilo bien “trenzado”.

     

Hilo tejedor

Para hacer el hilo tejedor primero se hacen dos hilos pasadores en S, de aproximadamente 3 mm cada uno, una vez hechos, se colocan juntos en el gancho de la carretilla y esta se hace girar al contrario o sea en Z, la torcida es poca, de modo que el hilo no quede muy retorcido, de lo contrario el tejido que se vaya a hacer quedaría muy ajustado

      

Tejido

   

Se coloca el hilo de cabuya de un extremo del "telar" al otro, para conformar la urdimbre de la tela y se montan los hilos en los” jiñotes” de cuerda. Una vez seleccionado los colores, con los pedales de madera se mueven los “jiñotes” que levantan los hilos, de manera alternada formando capas de urdimbres que se levantan y baja, y por medio de las cuales   pasará la trama que conformará la trama del tejido. Los diferentes diseños y texturas del tejido se crean a partir del conocimiento del tejedor que variará la colocación de los “jiñotes”, y que combinará los colores cada vez de manera diferente.

     

     • El telar: estructura angular de dos soportes o columnas verticales, a cada lado se tiene una viga horizontal a la altura de un metro donde se colocan las urdimbres para tejer. La estructura se opera  con unos  pedales de madera con los que se mueven alternativamente  los “jiñotes” de cuerda y un “cuchillo” o paleta  de palo.